No Hay Nada Mejor Que El Hogar: Tendencias 2021-2022 Que No Debes Perderte (PARTE 1)


Estamos enmedio de una crisis global. Cuando termine, probablemente ni nos demos cuenta.


La pandemia ha servido como experimento, dejando importantes aprendizajes sobre el 'mundo digital'...Entonces ¿qué nos espera durante la segunda mitad del 2021 y a inicios del 2022?


Por: Brenda G Ultima actualización: Septiembre 2021


La incertidumbre se ha vuelto parte del día a día

Muchísimas cosas podrían pasar durante el siguiente año. Por ello, abordaré nuestras predicciones y tendencias desde dos ángulos: el peor escenario posible, y el mejor escenario posible.


Te invito a leer hasta el final del artículo, en el que exploraremos las tendencias más relevantes de este primer año de pandemia en México, y en donde trataré de predecir lo que sucederá en los próximos meses (si no es que años). Hablaremos de:


  1. Cómo la pandemia cambiará el estilo de vida de las ciudades

  2. El trabajo tradicional de 9 a 5 ¿se va o se queda?


NO HAY NADA MEJOR QUE ¿EL HOGAR?...

gif











01 - Cómo la pandemia cambiará el estilo de vida de las ciudades


La muerte de la ciudad como la conocemos siempre es un tema que asusta. Pero en las anteriores pandemias mundiales faltaba un elemento en la ecuación: los Teams, los Slack y los Zoom que permiten el trabajo remoto y masivo.


Sin duda, la pandemia ha contrubuído a un creciente deseo de escapar de la ciudad, pero eso no está tan definido por la movilidad de las personas como lo está por la mentalidad de las personas: la brecha entre los ricos y los que no tienen parece estar creciendo.


El deseo de escapar de la ciudad y del encierro podría estar presente en todos, pero solo lo harán aquellos que económicamente pueden permitírselo. Para las comunidades rurales, se prevee un deseo de salir de su zona y llegar a las grandes ciudades; ese será su escape.


El sentido común nos dice que el trabajo remoto masivo simplemente no es aplicable a las economías en donde la manufactura es su mayor fuente económica, en donde las oportunidades se agrupan en las grandes ciudades o áreas metropolitanas. Es por eso que 2021 no verá un drástico cambio en la composición física de áreas urbanas, sino más bien uno que refleja un cambio en la mentalidad urbana.


Una ciudad es más que solo un lugar donde vivir: encarna una mentalidad orientada hacia la comodidad y y la diversidad, y cuenta con una economía diseñada para acompañar eso.


Durante el encierro nos vimos obligados a adaptarnos a una nueva forma de vida que nos hizo dar un paso atrás y nos damos cuenta de que lo que realmente nos importa y lo que nos trae la alegría podría no ser lo mismo que antes. Las noches con amigos transformadas

en noches con la familia cercana; el dinero que se gastaba en cine y conciertos se reinvirtió en equipar nuestro hogares, entre muchos cambios más. Sin mencionar el entusiasmo por ese ejercicio diario al aire libre espacio. Esto no significa que las ciudades están muertas, pero nuestra relación con ellas, y lo que disfrutamos de ellas, ha cambiado.


Prepárate para un futuro super-local

Esta nueva mentalidad urbana significa que las empresas deberían pensar aún más local. Los intereses cambiantes de los consumidores, combinado con oportunidades de trabajo remoto, señalan un cambio sostenido en la cantidad de tiempo que pasamos en nuestras

áreas locales.


Los consumidores que anteriormente podían conducir o subir al transporte público, ahora prefieren una caminata corta. Podría pensar en ciudades más pequeñas (donde

las distancias son más cortas y la preocupación por los virus suele ser alta) es donde se impulsa más esta tendencia. Pero incluso en las megaciudades de Asia mercados como Beijing, donde solo el 26% de los residentes dijeron que están extremadamente preocupados por el coronavirus: caminar es la principal preferencia de los consumidores (56%).


La demanda de soluciones locales alcanzará un máximo histórico, con importantes

cadenas de comestibles que ya están sumandose. Pero las implicaciones van más allá de la presencia física y minorista: la comercialización en varios puntos de la ciudad y la necesidad de mensajería adaptada localmente será cada vez más importante.


Segmentar las audiencias objetivo por ubicación geográfica y granular los datos se vuelven puntos críticos. Las ciudades no están muertas, pero están cambiando. Tu próximo cliente puede estar -literalmente- a la vuelta de la esquina.


En el peor escenario posible en el caso de que una vacuna o tratamiento no sea viable, las ciudades no serán redundantes, pero la economía de servicios si dependerá de la ciudad. Lo ocupado de la vida en la ciudad podría quedar atrás para siempre y el atractivo de las ciudades tendrá que cambiar. En este escenario, lo que se considera formas rurales, suburbanas y urbanas de vivir se fusionarán y será más sobre la calidad de vida que una búsqueda por oportunidad.


En el mejor escenario posible los consumidores han reevaluado sus prioridades y algunas ventajas urbanas. No estarán tan arraigados en la cultura de consumir para el futuro como lo estaban antes al brote de COVID-19. El lazo que tiene la gente establecido con sus hogares no se romperá fácilmente, aunque es es probable que se afloje en espacios públicos. Y las oficinas se consideren seguras nuevamente. Los centros importantes de la ciudad estarán lejos de los lugares rurales como antes, pero la actividad del consumidor será más equitativa a través de los círculos internos y de las afueras.


02 - El trabajo tradicional de 9 a 5 ¿se queda o se va?


Las empresas ahora se debaten entre prepararse para un regreso completo a la oficina en

en algún momento, y comprometerse con el trabajo remoto a gran escala. Y generalmente han usado ejemplos de empleados adoptando estilos de vida más saludables o que trabajan más tiempo para defender su caso a favor o en contra - generalmente teniendo en cuenta el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.


Pero antes de perderse en este debate, las empresas deben reflexionar primero sobre cómo

están respaldando los valores y el empoderamiento de los trabajadores - que se vinculan a la satisfacción laboral y el rendimiento.


Ya sea aprender un nuevo idioma, aprender a hornear o crecer verduras en macetas, muchas actividades fueron adoptadas como nuevos pasatiempos para maximizar el tiempo en familia.


Pero para algunos, estas horas extra fueron utilizadas de forma más "productiva": el número

de trabajadores diciendo que ha aumentado el tiempo extra de trabajo, aumentó en un 11% desde el 2019.


Las empresas deben ser proactivas en combatir este nuevo presentismo. Para los tomadores de decisiones es mejor confiar en empresas similares para obtener información sobre el trabajo desde casa, y escuchar a los empleados, ya que la demanda de la flexibilidad varía significativamente según el sector.


Explorando la satisfacción laboral

Algunas empresas han presentado iniciativas que incluyen un trabajo restringido: toque de queda después de la jornada y el fin de semana. Irónicamente, quienes sienten que tienen un buen equilibrio son más propensos a decir que están siempre disponibles fuera de sus horas de trabajo, desafiando el valor de mantener límites fijos.


La percepción de 'una buena vida laboral' de un empleado es muy diferente a la de otro. Aunque no es una preferencia general, algunos argumentan que trabajar unas horas en

el fin de semana ofrece un equilibrio superior, y reduce la probabilidad de agotamiento.


La pandemia se ha acelerado rápidamente la adaptación del trabajo remoto, pero apenas

está impulsando la tendencia de las semanas laborales flexibles. En comparación con 2019, el personal de oficina tienen un 32% más de probabilidades de decir que tienen amplio permiso para trabajar de forma remota, pero tienen solo un 5% más de probabilidades de informar el mismo aumento en las horas de trabajo flexibles, es decir: elegir su propio horario hasta cumplir con sus 40 hora semanales todavía no es algo común.


Más importante aún: menos de un tercio de los trabajadores están ampliamente autorizados a hacer cualquiera de las dos, lo que significa que solo se arañó la superficie de este nuevo paradigma del lugar de trabajo que muchos ya están dando por sentado.


Dada la dirección en la que nos dirigimos, este viaje va a tener una gran impacto en los departamentos de RRHH, responsables de dar soporte a la mano de obra remota y flexible. Estos profesionales pronto estarán en el radar de marketing de empresas B2B porque tendrán que adoptar herramientas de colaboración, comunicación, software y esquemas de bienestar que les ayuden a coordinar el trabajo remoto y flexible, como su papel en la gestión del lugar de trabajo remoto y flexible.


El equilibrio entre la vida personal y laboral está estrechamente ligado a la cultura. Alentando a los empleados para diversificarse y explorar nuevas ideas, las empresas cultivan una fuerza laboral apasionada, capaz de impulsar el éxito del mañana.


Una cultura fuerte debe continuamente remitirse a la visión y los principios de una organización. 51% de los trabajadores con un buen equilibrio tiene la empresa objetivos estratégicos comunicados a ellos sobre una base mensual, en comparación con el 37%

de los que tienen uno pobre.


Es inevitable que el trabajo remoto sea generalizado y traiga consecuencias druante la época post-COVID. En muchos casos, esto va más allá del control de un empleador. Pero enmedio de esta incertidumbre, los tomadores de decisiones aún pueden impulsar la productividad y satisfacción aflojando su agarre en el modelo 9-5 e impulsando culturas de empoderamiento y comunicación abierta.



¿Necesitas ayuda?


Contáctanos »


Podemos apoyarte con la planeación, el diseño, la ejecución y la medición de tus campañas en redes sociales ¡y mucho más!


Conoce todos nuestros servicios »







5 vistas0 comentarios